Mientras algunos agoreros están deseosos de matar el Wearable, las cifras siguen hablando por si solas y lo que para unos es un mercado funesto para otros es un econsistema que se encuentra en la base de su ciclo de vida.
Y no es que lo diga yo (que no me quiero llevar los honores de “Gurú de esos”), lo dicen los datos que cada vez vaticinan un despegue de la “tecnología vestible” en los años venideros.
En Gran Bretaña ésta pasada Navidad los usuarios incluyeron en su “Carta a Papa Noel” dispositivos Wearable como deseo. Una encuesta realizada a 1.068 británicos reveló que el 34% había añadido un wearable a su lista de regalos y se prevé que 17 millones de jóvenes de entre 18 a 65 años de edad tendrán algún dispositivo “ponible” para el 2017, mientras que el 43% tendrá un Smartwatch en la muñeca.

Francia y Alemania

Francia y Alemania por su parte se han adelantado al Reino Unido en sus planes de adopción de tecnología Wearable en las empresas.
Una encuesta realizada por Ipswitch arrojó que durante los próximos 12 meses los dispositivos “vestibles” comenzarán a ser parte de las infrastructuras empresariales

  • El 34 por ciento de los franceses y el 33 por ciento de las empresas alemanas esperan introducir tecnología en el lugar de trabajo durante 2015, frente a la cuarta parte de las empresas del Reino Unido.
  • El 36% desean incluir Apple Watch en las empresas para 2015.
  • El 41% de las empresas alemanas piensan introducir algun dispositivo para 2015

Según Ipswitch: “Muchas empresas planean aprovechar al máximo los beneficios que la tecnología portátil tiene para ofrecer, estos beneficios de productividad también serán acompañados por algunos grandes desafíos para la infraestructura.
Un gran número de dispositivos portátiles conectados a una red corporativa son susceptibles de causar saturación de ancho de banda”

Francia y Gran Bretaña y sus predicciones de wearable para 2015

Francia y Gran Bretaña y sus predicciones de wearable para 2015

Vía Wtvox / Pedro Diezma